Agricultura Ecológica: ¿Cómo empezó?

monocultivo de maiz Estos días muchos de nosotros cogeremos el coche para hacer algún viajecito, estamos más que acostumbrados a ver paisajes como los de la fotografía, la verdad que hasta son bonitos. Son imágenes de monocultivos que se han apoderado de nuestros paisajes. Son paisajes normalizados, pero en realidad no siempre fue así, de hecho, si nos imagináramos una línea del tiempo con la historia de la agricultura, veríamos que la introducción de grandes monocultivos se remonta tan solo alrededor de 1960 con la llamada “Revolución Verde” promovida por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

Hasta entonces la Agricultura Tradicional, se basaba en sistemas transmitidos de generación en generación,  protegiendo las plagas mediante la combinación de productos, respetando el descanso del terreno para evitar la erosión, encontrando un equilibrio entre explotación ganadera y agrícola para poder alimentar sin piensos al ganado y abonar de forma natural el terreno, buscando las zonas más húmedas para los cultivos que requieren más agua y las más secas para cultivos que necesitan menos agua y así podríamos continuar citando infinidad de ejemplos que con la “modernización” de la Agricultura, que  se desarrolla en el marco de la revolución verde, se van perdiendo y conlleva consecuencias como: Una mayor producción de producto enfocado a un sistema de consumo desenfrenado, el uso de grandes extensiones de terreno para la producción de un solo tipo de producto (monocultivo), la pérdida de variedades de semillas, aparición de “semillas mejoradas”, la necesidad de plaguicidas para acabar con grandes plagas, el empobrecimiento paulatino del suelo, la erosión, la deforestación y la pérdida de la diversidad; la disminución de la calidad alimenticia, la explotación de los campesinos y el aumento de tiempo dedicado al trabajo, la perdida del conocimiento local para las siguientes generaciones, la generación de residuos visibles e invisibles completamente insostenible para la tierra…

Con todo esto, a finales de la década de los 80, surge la Agroecología, lo hace como respuesta a la revolución verde, antes de la aparición de los productos transgénicos. Esta disciplina reconoce la base de la agricultura antigua, las prácticas naturales de los ancestros y también busca nuevas aportaciones que estén en sintonía con el respeto al entorno natural, a los seres vivos que lo habitan y a la sabiduría tradicional y local. La agroecología no es un pensamiento nostálgico ni reivindica la vuelta a los sistemas tradicionales de cultivo, ni reniega en absoluto de muchos logros de la agricultura convencional.  Desde la agroecología se apuesta por un diálogo de saberes que permita integrar las aportaciones interesantes de los distintos sistemas de conocimiento para lograr el empoderamiento de las comunidades campesinas, tan necesario para que pueda surgir un nuevo modelo de desarrollo rural. Así poco a poco empiezan surgir conceptos como los de  Agricultura Sostenible y Agricultura Ecológica. Todas estas formas de cultivo requieren una regulación o una certificación, para garantizar que se están cumpliendo una serie de principios básicos que regulan los sistemas de producción. Así, en España, la certificación oficial de Agricultura Ecológica nos garantiza que se han utilizado unas prácticas concretas para que los alimentos estén libres de tóxicos, de químicos o productos de síntesis de cualquier tipo, como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc.

Cada vez más consumidores sienten la necesidad de demandar productos de calidad, saludables para el consumo, para el medio ambiente y para el desarrollo económico local. ¿Te animas?

 

¿Te ha gustado el artículo?

Recibe más como éste en tu email :)

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>