Coliflor: una aliada post-navideña

 Rica en vitaminas, minerales y antioxidantes. Pobre en calorías y malos olores!

coliflor ecológica

¡Soy fan de la Coliflor! Siempre lo he sido! Recuerdo que de pequeña mis padres la preparaban cocida y la gratinaban al horno con un poco de bechamel y queso y me parecía un auténtico manjar!

Ahora en invierno comemos coliflor en casa bastante a menudo y fue hace un par de días que una amiga vino a tocar una infusión después de comer y nada más entrar se escandalizó por el horrible olor a Coliflor que había en casa.

Me pareció muy divertida su reacción pues creo que ya me había olvidado de que había personas a las que no les gusta la Coliflor. Lo más curioso es que me dijo que sí que le gustaba, pero que no soportaba su olor, así que nos pasamos un buen rato hablando del apasionante mundo de la Coliflor y mi amiga se fue de casa convencida de que a partir de ahora comería una coliflor por semana!

IMG-20170108-WA0007Lo que más le convenció fue saber que tiene muy pero que muy poquitas calorías (según nos dijo google 25kcal por cada 100gr) cosa que nos entusiasma ahora que después de los excesos navideños tenemos calorías en reserva! ;)

El otro punto fuerte es del aroma que nos deja en casa, o cómo dice mi amiga su insoportable hedor. Si eres de las personas que te molesta este olor piensa que es tan fácil de evitar como incluir un chorrito de leche o de limón al agua mientras la llevas a ebullición y hervirla así, de esta manera se neutraliza el olor y no se altera no el sabor ni las propiedades.

Propiedades tan interesantes que nos  garantizan una importante aportación de vitaminas, minerales y antioxidantes y otras sustancias que ayudan al buen funcionamiento sanguíneo y del sistema nervioso. ¡Aprovéchala! Incluirla con cierta regularidad en la dieta, mantiene el cuerpo saludable y fuerte.

Contiene  vitamina K, vitamina C y potasio que mejoran la circulación sanguínea y evita la acumulación de lípidos en la sangre y regulan la glucosa en la sangre y metabolismo

Es rica en fibra, esto es de mucha utilidad para la digestión y favorece la eliminación de las toxinas del cuerpo.

Otro de los aspectos por los que hay quien puede criticar la coliflor y en general las crucíferas típicas de esta temporada del año (coles, repollos o brócoli) es que pueden dar bastantes gases. En primer lugar hay que decir que esto no tiene porqué ser así, pero ya se sabe: cría fama y… En realidad el tema de los gases depende de la persona y del tipo de alimentación que lleve habitualmente. Si nunca consumes Col el día que lo hagas mejor que estés solo después, eso es cierto. Estas verduras contienen polisacáridos que pueden ser difíciles de digerir y convertirse en gases, cosa que puede hacernos sentir hinchazón y pesadez. Para evitarlo (si nos pasa) podemos:

Tomar legumbres y coles  en pequeñas cantidades y a menudo para ir acostumbrándonos y “educando” a la flora bacteriana de nuestros intestinos.

Comer despacito y masticar bien los alimentos. Siempre nos lo han dicho y parece una tontería, pero no hay que olvidar que el proceso de digestión empieza en nuestra boca, no en nuestro estómago y cuanto más Trabajo hagamos al principio menos tiene que hacerse después. Vale la pena tener paciencia y disfrutar de las comidas con calma

Los Carminativos ayudan a reducir la formación de gases, así que se pueden añadir en el proceso de ebullición (una cucharadita de Comino al hervir las crucíferes o las legumbres) o tomar en infusión después. Una apetecible sobremesa con una infusión calentita de manzanilla, melisa y regaliz (por ejemplo) será la manera perfecta de terminar una buena comida!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¿Te ha gustado el artículo?

Recibe más como éste en tu email :)

Un Comentario

  1. Escrito el 9 January, 2017 a las 20:40 | Enlace permanente

    Muy oportunas las observaciones y recomendaciones.Mas no se si vale lo que acá digo, que si la coliflor solo se le pasa por agua hirviendo por 5 cinco o diez segundos no origina gases,bueno, es mi experiencia.

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>