Como conservar las verduras frescas

Los frigoríficos modernos tienen un sistema de distribución del frío llamado “No Frost” que permite que no se acumule escarcha/hielo en sus paredes. Básicamente consiste es hacer circular una corriente de aire desde el congelador al frigorífico…

Esta corriente de aire es muy mala para conservar la frescura de las verduras, ya que las deshidrata… y al poco tiempo se ponen pochas.

Los productos mas afectados por esta corriente son las verduras de hoja (Acelga, Lechuga, Espinaca, Apio…) y verduras de raíz (Zanahorias, Remolachas…). En general las frutas, los Tomates, Berenjenas, Pimientos, tienen una piel que les protege de esta corriente deshidratadora.

La solución para mantener la humedad en las verduras y conservar su frescura es muy sencilla: guardar las verduras en una bolsa de plástico cerrada dentro de la nevera. De esta manera la corriente de aire mantiene la verdura a baja temperatura y la bolsa de plástico mantiene la humedad.

Utilizando esta técnica en casa hemos conseguido mantener verduras como las Acelgas fresquitas durante una semana y las Zanahorias crujientes durante más de dos semanas :)

Si quieres evitar las bolsas de plástico y quieres ser más “eco”… te interesará el artículo de la semana que viene: “Verduras frescas sin nevera” :)

¿Te ha gustado el artículo?

Recibe más como éste en tu email :)

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>